Psicoterapia Psicoanalítica



El psicoanálisis nace a través del descubrimiento de las razones que tenemos para enfermarnos psicológicamente.

Éstas razones son la mayoría de las veces inconscientes, eso quiere decir que desconocemos cuál es la verdadera razón que determina que nos sintamos mal.

La terapia psicoanalítica desvela dichas razones inconscientes volviéndolas conscientes, y de esa forma la problemática que nos afecta, se va aclarando y solucionando.

Cuando se van soltando las resistencias y se reconoce aquello que no se quiere ver de sí mismo, la perspectiva vital cambia, así como las relaciones y los objetivos vitales.

El procedimiento se realiza mediante el relato de los recuerdos o situaciones actuales que resultan ser desagradables para la persona, la asociación libre de los pensamientos y los sentimientos asociados a ellas y las aportaciones de la terapeuta en cada caso.

Este tipo de psicoterapia confía en la capacidad del ser humano en encontrar la salida a los conflictos personales. Ésta salida se realiza por un lado desde la comprensión profunda y el reconocimiento de lo que quedó oculto en el momento en el que originó el malestar, y por el otro a través del vínculo transferencial con la/el terapeuta.

Los síntomas nos conducen a la terapia para volver a la “normalidad”. El malestar, la ansiedad, la tristeza, los conflictos internos, las alteraciones físicas, etc… son los indicadores de la necesidad de un cambio de perspectiva, de un cambio más importante que no es solo volver a cómo se estaba antes sino soltar lo que nos impide evolucionar.

La terapia psicoanalítica es la manera más profunda y eficaz de llegar a la raíz de los problemas personales, soltar las resistencias, liberar la tensión psicológica y entenderse y quererse a uno mismo cambiándose desde dentro.